RESCATÓ EL AMOR FAMILIAR Y LE DIJO ADIÓS AL MACHISMO

RESCATÓ EL AMOR FAMILIAR Y LE DIJO ADIÓS AL MACHISMO

Como miembro del programa Padres Solidarios de la Fundación Solidaridad por Colombia, el tolimense Abel Rodríguez aprendió a comportarse de una manera justa y cariñosa con su familia, un cambio que lo tiene feliz y que valoran su esposa e hijos.

Antes de vincularse a la Fundación y recibir orientaciones y talleres sobre relaciones humanas y crecimiento personal, afirma que era autoritario y desconfiado con los hijos. “Tenía descuidados a mi mujer y a mis retoños
Íngrid Dayana, Christian Abel y Sandra Milena. A veces los seguía sin que se dieran cuenta y ver si estaban en malos pasos. Los regañaba mucho. Hoy quiero que me vean como su amigo.”

Fue un proceso lento para dejar el comportamiento que había integrado como propio.  Rescató en su ser el amor hacia la familia y en especial a su esposa Sandra Liliana Primo, con quien lleva unido 23 años.

Oriundo de Alvarado, Tolima, donde se producen el anón y el aguacate, este trabajador independiente reconoce haber entendido que la mujer en el hogar no solo es aquella a quien se le lleva dinero para hacer un mercado y se le da órdenes para cuidar a los hijos.

En la actualidad y pese a las dificultades propias de la vida, saca tiempo para compartir con los suyos. “Ahora voy con Sandra a dar una vuelta a la cuadra. También le llevo flores y otras veces chocolatinas”, manifiesta el vendedor de sábanas puerta a puerta. “He dejado de lado el machismo y la relación en el hogar ahora es sana y tranquila”, corrobora el beneficiario que lleva vinculado a la Fundación por más de 15 años.

Abel no quiere repetir la amarga experiencia de su humilde casa. “Debido a la violencia en el Tolima en los años 50, fui separado de mis padres cuando tenía un año. Me enviaron a vivir con algunos familiares a Tocaima
(Cundinamarca). La vida nunca fue fácil. Aprendimos a trabajar el campo. Jamás agarramos malas mañas”, relata Abel quien suele apoyar labores de pintura o arreglo de salones en diferentes sedes de la Fundación.

“Es la manera de retribuir todo el beneficio recibido”, concluye sonriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLIDARIDAD POR COLOMBIA © 2016 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS – DESARROLLADO POR HOLDING DIGITAL