Karen Zábala, futura médica de la Familia Solidaridad

Karen Zábala, futura médica de la Familia Solidaridad

El 22 de mayo se realizó en San Pelayo la ceremonia de entrega de Becas Diana Turbay. Una de las alumnas beneficiadas es Karen Lucía Zabala, quien se graduará en julio de medicina. Del grupo de becados de Córdoba y próximos profesionales, Karen es la única que estudió en una universidad privada, hecho meritorio para una joven que viene de un estrato humilde.

Luego de más de 5 años de ser beneficiaria, Karen Lucía Zabala recibirá por última vez la Beca Diana Turbay. Estudiante de medicina de la Corporación Universitaria Rafael Núñez, esta joven de 23 años -los cumplió a finales de febrero- se graduará en junio luego de estudiar 6 años, incluido el año de internado que está terminando en Cartagena en la Clínica Gestión Salud IPS. Ella es un ejemplo de perseverancia y disciplina, ya que logró sacar adelante la carrera en una entidad privada a pesar de que la situación económica no fue la mejor.

Su vocación por la medicina la reafirmó con la muerte de su tía Mariela. Karen estaba en el colegio cuando a su tía le diagnosticaron cáncer. Recibió tratamiento y estuvo varias veces en el hospital hasta que los médicos la remitieron a casa, ya que no había nada más que se pudiera hacer. “No comprendía, yo quería saber qué pasaba, por qué no se podía hacer algo más. Eso me motivó para estudiar medicina”.

Para Karen la Beca Diana Turbay es un beneficio que recibió desde que estaba en segundo semestre. “Ha sido una gran ayuda, he suplido muchas necesidades y estoy agradecida ya que jóvenes de bajos recursos podemos encontrar un apoyo real”. El dinero de la beca lo distribuía para que le alcanzara para sus gastos de cada semestre.

El pago de la matrícula era una tarea que no resultaba fácil cada semestre. Aunque Karen, por su buen promedio y desempeño académico, fue becada por la Universidad en varias oportunidades, debieron recurrir a créditos del Icetex. Aun así, la situación era difícil a pesar del apoyo de la familia materna, tanto que la joven recuerda que en una oportunidad casi deben hipotecar la casa.

Hoy, cuando la meta de ser la primera médica de la familia está cerca, recuerda un momento de crisis que casi la lleva a abandonar su sueño. “Tuve que salir del sitio donde vivía y dormí una noche en el suelo. Tenía gripa que se me convirtió en neumonía, casi no podía respirar, y me llevaron de urgencias al hospital. No recuerdo nada, pero pasé dos semanas en cuidados intensivos. Salí deprimida por los gastos y le dije a mi mamá que sí quería me devolvía para Lorica”.

Afortunadamente doña Olga Lucía, una consagrada auxiliar de enfermería, no lo contempló y hoy ve como su única hija está ad portas de lograr una importante meta. Hoy Karen ve el futuro con optimismo, piensa en especializarse en ginecología y ser una profesional que aporte con su talento a la sociedad. Tiene la enseñanza recibida de la Fundación Solidaridad por Colombia, de liderazgo y formación de valores, que la fortalecen para ser una gran profesional. Y en el instante en que Karen cierre un capitulo con su grado, comenzará a escribir uno nuevo que esperamos sea de éxitos y grandes logros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLIDARIDAD POR COLOMBIA © 2016 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS – DESARROLLADO POR HOLDING DIGITAL